La geografia de Tucumán

UBICACIÓN GEOGRÁFICA :

                                          Conocida como el Jardín de la República, Tucumán es la puerta de entrada al Norte Argentino, región que integra junto con las provincias de Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Catamarca, y que limita al norte con Bolivia y al oeste con Chile. 
  Con sólo 22.524 km2 es la provincia más pequeña de Argentina pero la más densamente poblada (59.4 hab. x km2). Además es dueña de un encanto natural, ofrece la magia de los contrastes y la diversidad en sus paisajes: llanuras y montañas, climas secos y húmedos, selvas exuberantes y tierras áridas, modernas ciudades, apacibles pueblos y ruinas indígenas. Altas cumbres del oeste con numerosas cuencas, ríos y valles y la vasta zona de llanuras hacia el este, todo se recorre en cortas distancias, por eso esta provincia es un lugar obligado para conocer.


CLIMA :

            El clima de esta región está caracterizado como subtropical con estación seca. Debido a su relieve en él se dan una gran variedad de microclimas. La parte oeste tiene un clima subtropical serrano. La zona de los Valles Calchaquíes tiene una gran amplitud térmica con temperaturas que en enero alcanzan los 18.6 ºC, y que en Julio llegan a los 8.1 ºC. Es zona de veranos cálidos e inviernos secos.

En las llanuras la temperatura media en invierno es de 10 ºC y 12 ºC mientras que en verano, la estación más larga del año en esta zona, la temperatura alcanza su máximo de 35 ºC.

La estación de lluvias es el verano con promedios de hasta 242 mm al mes. En Julio el nivel de precipitaciones desciende a unos 13 mm. 
  El intenso verde de las llanuras y de la selva tucumana contrasta con la aridez de de las Cumbres Calchaquíes.

La frondosa vegetación que cubre gran parte de este suelo está directamente relacionada con su particular morfología y condiciones climáticas. En la provincia es posible diferenciar tres áreas: la selva tucumano-boliviana, la del monte y la chaqueña.
La primera avanza desde Bolivia y se encuentra a los largo del faldeo oriental del sistema del Aconquija y de las Cumbres Calchaquíes. Es tierra de suelos siempre húmedos debido a las copiosas precipitaciones lo que la transforma en un perfecto reservorio de agua. La vegetación es densa y heterogénea. Predominan los líquenes, musgos y varias especies arbóreas como el Nogal, el Horco Molle, el Cedro y la Tipa Blanca. Cuando se superan los 800 metros aparecen los bosques caducifolios, con suelos gruesos y bajo la influencia del clima de montaña. Predominan los Alisos, los pinos y el Sauce. A los 4000 metros se encuentran los prados de altura constituidos por hierbas y gramillas, debido a los fuertes vientos no prosperan los árboles.
Hacia los Valles de Amaicha y Santa María se desarrolla el monte. Las precipitaciones son escasas y estacionales; los suelos son predominantemente areno arcillosos y pedregosos, cubiertos por matorrales más o menos densos de arbustos con hojas pequeñas y árboles bajos. La jarilla, la Tipa y el garabato, junto a los cardones que crecen en los faldeos y a lo largo de los ríos constituyen la flora típica del lugar.
En el Centro- Norte de la provincia continúa la vegetación de montaña aunque incorporando elementos propios de la región chaqueña. Casi la totalidad de esta zona está ocupada por un bosque integrado por el algarrobo, la tusca, el churqui, el tala, las tunas y los cardones.
En el resto de la provincia hacia el este, existe la formación chaqueña bajo la influencia de un clima de tipo continental caliente. Los elementos arbóreos están representados por el quebracho blanco, el chañar, el mistol, los algarrobos y otros. Cuando entra en contacto con la llanura central la vegetación es más rica.